23 April 2008

Mis amantes

Durante mi programa de licenciatura en la UVG hace ya tres lustros solía decir (usualmente a mí mismo) que estaba comprometido con la Psicología, pero que tenía una amiga que era la Matemática y una amante que era la Antropología. El catedrático de mi curso de Matemática me dió dos años en "esa tu carrera". Era evidente que mi fidelidad a la psicología estaba en peligro y hasta llegué a hacer trueque entre mi práctica de investigación y un trabajo de campo en antropología. Eventualmente me licencié en psicología y trabajé como tal por un par de años antes de venirme a Canadá. Lo irónico fue que el casarme con una psicóloga produjo mi divorcio de la psicología y que sólo al divorciarme de la psicóloga que pude reconciliarme con mi primera prometida.

Más de cinco años luego de mi divorcio (el de la psicóloga) estoy bien avanzado en volverme a "casarme" con las ciencias del comportamiento. He retomado el camino que inició en el Liceo Guatemala, aprendiendo sobre desarrollo cognoscitivo y preguntándome por qué el aprendizaje es fácil para unos y difícil para otros. La Matemática me presentó a su prima la Estadística con la cual he estado saliendo de vez en cuando. Aun sueño con la Antropología, pero he encontrado que la Psicología puede ofrecerme parte de los encantos de la primera. Una perspectiva cultural, basada en el contexto en el que el individuo se desarrolla es una fusión ideal de Psicología y estudios culturales. Al menos eso creo yo.

En los próximos meses tendré que elegir tema de disertación doctoral. Como mi amiga Ale me recuerda, uno se "casa" con su tesis. Otra amiga bloguera, Stephanie Falla, hasta ha utilizado este medio para "rebotar" algunas ideas sobre como elegir tema de tesis. Aunque aun no estoy listo para "comprometerme" a ninguna idea, mi pasado, mi presente y mi futuro se reunen de vez en vez a platicar conmigo y, aunque nunca llegamos a nada, estamos conscientes que esta es una de esas encrucijadas en las que puedo tomar varios caminos. A veces me desilusiona la Psicología, especialmente el poco alcance que la investigación pura tiene en "el mundo real". La Estadística me ofrece una solución aun más "escapista"... un mundo de ideas y de números y de mundos simulados, y al mismo tiempo un arte y un potencial en cuanto a carrera profesional mucho más emocionante y amplio que la investigación psicológica.

¿Será que podré reconciliarme una vez más con la Psicología? ¿Terminaré cayendo en los brazos de la Estadística y para siempre teniendo una relación de semi-infidelidad hacia mi "primer amor" académico? ¿Hay alguna salvación para este pobre hombre entre dos tierras?

¿Escapismo o fidelidad?, que piensan Uds...

3 comments:

RomeroGT said...

No te engañes a vos mismo... finalmente estas terminando de contar tus secretos con -la otra-, esa Tecnología que esta metida sin importar con que amantes estés.

A ella, la incondicional.... la escojo yo ;)

CarmenDeBizet said...

Oh the suspense is killing me!!! Stay tuned for another episode of Tres Carreras, Un Doctorado. ;-)

I double majored in English and Spanish because, looking back, it was a way to maintain both of my worlds with me without having to compromise one or the other. German was going to be a minor, but did not make it sadly. I wanted to graduate in four years. And I did. ::Does the Chicken Dance::

En el proximo capitulo, sabremos si Manolo realmente ha podido olvidar las tentaciones de dos para escoger a una o si seguira jugando con fuego... ;-)

Manolo said...

Pues nunca he considerado a la tecnología como algo más que una amiga ;-) aunque a veces creo que me hace ojitos y al menos en una parte de mi vida fue mi fuente de "fuerzas" (léase $$) para mantenerme en pie.

La telenovela continúa y poco a poco se acerca el día en que ambas me pedirán cuentas. Si mi carrera se porta como mi corazón terminaré con quien me presione menos y me deje seguir siendo yo mismo. En fin, supongo que solo puedo solucionar un conflicto a la vez.