28 February 2008

Bienagradecido


Vivo en un país libre/ cual solamente puede ser libre
en esta tierra, en este instante,/y soy feliz, porque soy gigante

De "Pequeña Serenata Diurna", Silvio Rodríguez

Soy feliz, soy un hombre feliz... entre tanto frío, penas, tristezas, desencantos, puedo darme cuenta de lo afortunado que soy. Se me olvida, es cierto, caigo en estados melancólicos, a veces hasta lloro sin por qué. Pero la vida, mi mejor querida, se empeña en recordarme lo maravillosa que es. No, no ha pasado nada "especial" para que haga tal declaración de felicidad. Es cierto que recientemente me recordaron esta canción tan bella de la cual tomo los primeros versos para mi epígrafo. Tal vez, esto ha sucitado que venga a reflexionar sobre esta vida que no me pide nada, o casi nada... que no es lo mismo, pero es igual.

Y hay tantas cosas por las cuales estar agradecido. Mi familia, que me ama que me recuerda con cariño, que me dió alas y me dió raices. Mis amistades a lo largo de este trayecto. Mi educación, tanto formal/institucional como la que se aprende caminando y cayéndose y levantándose. Mi salud, física y a la medida de lo posible mental. Tener un techo, un trabajo, abrigo en días tan fríos y comida suficiente. Tengo acceso a recursos y a información a través del Internet y siempre he vivido "conectado" a bibliotecas. Tengo momentos de ocio y recreación. Tengo, vamos a ver, la oportunidad de vivir en una cultura relativamente justa y egalitaria. No perfecta, pero perfectible. En donde llamo a mis "superiores" por su primer nombre y en donde la gente es gentil y a veces hasta amable.

Muchas cosas pueden decirse de este país libre en donde vivo, muchas críticas constructivas y destructivas. Lo mismo se puede decir de mi país de origen. Estoy agradecido de haber nacido en Guatemala, mi matria. En haberme llenado los ojos de volcanes, de montañas, de ríos, de lagos. De haber crecido con el siseo del acento chapín y el cantadito que mezcla los orígenes diversos de la gente que puebla mi matria mesoamericana. De ser heredero del trono de amor y de la revolución primaveral. Agradezco ser parte de una población tan especial y también de ser parte de la diáspora guatemalteca. Creo no merecerlo, a veces.

Otro mes termina mañana con un día extra este año. En esta oportunidad que me da el año bisiesto quiero proponerme ser más agradecido. Gracias a mis lectores, a mis progenitores, a mis amores y a mis detractores. Gracias por mis manos y mis ojos, por mi risa y por mi llanto. Y, como dicen aquellos suecos, por las canciones que transmiten emociones.

Muchas gracias y feliz 29 de febrero.

6 comments:

A. said...

Que afortunado es!

Herber said...

Y no se si lo este interpretando bien, pero me parece ironico que el escribiese esas letras cuando precisamente su paiz (el de Silvio) no tiene exactamente lo que se llama "libertad"... aunque no se a que tipo de "libertad" se refiera...

Manolo said...

a. Gracias por la visita y el comentario. Ciertamente afortunado. Mis mejores deseos para ud. y su familia que al parecer va a tener un nuevo miembro pronto.

Herber Lo de la libertad es relativo, y lo de la libertad en Cuba es aun más relativo. Creo que la libertad que habla Silvio es la que habla Nicolás Guillén en su poema "Tengo" (Pablo Milanés hizo un arreglo musical del mismo poema)... y casualmente es la que en cierta medida siento en Canadá, la libertad de poder ser y poder hacer, la libertad que me da la igualdad. Cínicamente uno puede argumentar que en Cuba todos son igualmente pobres, pero pobreza, como libertad, es otro concepto relativo. Este es un tema mejor discutido con una buena "Cuba libre", preferiblemente hecha con Havana Club :-D a menos que sea prohibido en donde te encontrés...

Mauricio said...

Que hermoso post Hermano/Manolo ! Esos momentos de felicidad y agradecimiento que inician sin un motivo, sin una causa externa son como el arcoiris que anuncia una etapa brillante.

Que siga así todo el mes que recien inicia, desde tu casa en Guate te enviamos un fuerte abrazo Andres, Sofía, Claudia y tu hermano, Mauricio.

Herber said...

No Manolo, no está prohibido; de hecho vivo como a 190 millas de la isla, y acá son más populares los mojitos, pero eso es acá donde los hermanos coterráneos de Silvio lloran por el hecho de no poder tener la "libertad" o la facilidad de poner un pié en su propia tierra o tener la opción de tener a sus familiares junto con ellos. Coterráneos de Silvio que sufren de melancolía e "impotencia" y no les gusta la palabra "anarquía"...

Manolo said...

(her)mano Pues cómo no voy a estar agradecido... con familia con uds... y con un día como hoy... tormenta de nieve durante la mañana y sol por la tarde. No me llamés Hno. Manolo que me trae recuerdos de cuando me iba a volver Marista (que no es lo mismo que marero...)

Herber Yo creí que era prohibido importar productos cubanos a los Estados... (me refería a Havana Club, no a las cubas libres o los mojitos). El sistema cubano es un sistema represivo e irrespetuoso de los derechos humanos, eso te lo admito. Más que anarquía el problema que me imagino han de tener es con eso de no tener propiedad privada (personalmente a mi me gusta la propiedad privada, pero hay peores cosas que se pueden perder).