05 January 2008

El Nuevo Año en Toronto

El lanzamiento de Manolo 4.1 esta siendo existoso... Ya mudé todas mis pertenencias de mi antigua residencia a mi nueva "bati-cueva". Mientras espero la bati-señal en el cielo nublado de Toronto (aka "ciudad gótica") publico esta entrada sobre cómo me encontró el año nuevo. Mis expectativas de la celebración del Año Nuevo fueron bastante realistas, como de costumbre. En Guatemala, cuando era pequeño, Navidad la pasaba con mi familia nuclear y Año Nuevo con mi familia extendida. Al ir creciendo, en lugar de buscar parrandas de año nuevo siembre había algo interesante que hacer o si no la pasaba en la casa de mi mamá. El más memorable año nuevo fue en segundo año de la licenciatura, ya que me tocó trabajar el turno de la noche del 31 a la mañana del 1 de enero. En ese entonces trabajaba con un psiquiatra que tenía derechos de ingreso en un hospitalito de la zona 14, que quedaba por el viaducto. Así que inicié la noche en Narcóticos Anónimos (sólo puedo decir que yo estaba allí y no puedo revelar las identidades de otros participantes) y luego estuve velando un paciente en el hospital. Habían dos enfermeras y un residente de turno. Luego de las doce llamé a mis papás para desearles feliz año nuevo y luego tomé una siesta en uno de los cuartos que estaban desocupados, encargándoles a las enfermeras me avisaran si el paciente necesitaba mi atención.

Con diferentes parejas (obviamente) pasé años nuevos visitándolas, una vez en Managua , donde hubo un apagón despuecito de las doce, y otra vez en Waterloo, mi primer año nuevo en Canadá. El año nuevo más anticlimático fue el del '99 para el 2000, como creo que fue para la mayoría de habitantes de esta tierra. Para el año nuevo del 2002, con medio año de separación de mi ex-esposa, la pasé en la plaza de la municipalidad de Kitchener. Este año, seis años después, en una situación personal similar, pero 100% diferente, las doce me encontraron en otra plaza municipal. Esta vez en el Nathan Phillips Square en frente a la municipalidad de la ciudad de Toronto. La nieve empezó a caer luego de las once, lo que hizo la caminata muy interesante. A pesar que había cenado con un grupo de cinco amigos de YorkU cuando llegamos a la plaza municipal nos perdimos de vista, quedándome sólo con uno de mis amigos. Tomé algunas fotos (algo borrosas) de la multitud de gente en Nathan Phillips Square y de los fuegos artificiales en frente a la municipalidad. Aqui se las pongo en una presentación de diapositivas:





Cómo mencioné, desde las once del 31 empezó a nevar. Al día siguiente salí para juntarme con otro grupo de amistades en la casa de una amiga. Nuevamente tomé fotos de mi camino para documentar el primer día del 2008 en "mi barrio" y más allá. Aqui les va este "mundo maravilloso de invierno":





Para que se den cuenta de la diferencia y la rapidéz con la que el panorama puede cambiar les pongo dos fotos de una de las paradas del tranvía, la de la primera tomada el sábado 29 de diciembre y la segunda el 1 de enero, solamente tres días después:





Luego de un inicio de año sumamente frío, se espera que la próxima semana alcancemos los 13 grados Celsius sobre cero. Así que podré ver si mi bati-cueva es a prueba de agua cuando la nieve se derrita en la superficie.

Mientras tanto les deseo lo mejor para el 2008 y Feliz Día de Reyes.

1 comment:

CarmenDeBizet said...

Awww. I am a sucker for snow...obviously because I don't live in a place that snows and therefore, do not have to deal with the side effects of a Winter Wonderland. No se por que, pero todo esto me salio en ingles y no en espa~nol. Asi es la vida o sera la hora.

Ejem, bueno. A mi me encantan las fotos, no se como no te congelaste alli esperando las doce de la noche vos. Minimo te hubieras llevado un tu termo con cafecito u otra bebida pues. ;0) Yo he querido que vayamos al Desfile de las Rosas, pero luego, al pensarlo mas detenidamente (dormir en la calle, guardar espacios, tratar de no ahorcar a los familiares) pues se me van las ganas. Jajajaja. Quien quita y el proximo a~no si lo hagamos. Lo que si hicimos fue ir a ver las carrozas el 2 de enero. Y no, no he subido las fotos. Soy mala para eso. Shame on me.